Bolitas crujientes de patata y queso: deliciosas para tu merienda

¿Estás buscando una receta fácil, rápida y rica para tu merienda? Así que te encantan estas crujientes bolitas de patata y queso, perfectas para acompañar un zumo o un café. Están hechas con ingredientes sencillos, pero que combinan muy bien y dejan las bolitas con una textura crujiente por fuera y cremosa por dentro. Mira cómo hacerlo:

Ingredientes:

  • 4 papas medianas, hervidas y trituradas
  • 2 tazas de queso mozzarella rallado
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • Sal y pimienta negra al gusto
  • 2 huevos batidos
  • Pan rallado para empanizar
  • Aceite para freír

Modo de preparo:

  • En un bol mezclar el puré de patatas, el queso, la harina de trigo, la sal y la pimienta. Amasar bien hasta formar una masa homogénea.
  • Forma bolitas con las manos y pásalas por huevo batido y pan rallado.
  • Freír las bolitas en aceite caliente hasta que estén doradas por todos lados. Escurrir sobre papel toalla y servir inmediatamente.

Estas bolitas crujientes de patata y queso son una gran opción para tu merienda, ya que son fáciles de hacer y muy ricas. Puedes variar el tipo de queso o añadir otros condimentos a la masa, como perejil, cebollino u orégano. Pruébalo y sorprende a tus familiares y amigos con esta deliciosa receta.

Las bolitas crujientes de patata y queso son un snack delicioso y fácil de preparar que se puede servir en cualquier ocasión. Para acompañar estas delicias, puedes preparar algunas sugerencias de salsas, ensaladas o bebidas que harán tu comida aún más sabrosa. Vea algunas ideas:

Salsa de yogur con hierbas:

Licúa en una licuadora 1 bote de yogurt natural, 2 cucharadas de mayonesa, 1 diente de ajo, sal, pimienta y hierbas de tu preferencia (perejil, cebollino, albahaca, etc.). Refrigere por al menos 30 minutos antes de servir.

Ensalada de repollo con zanahorias:

Cortar 1/4 de col lombarda y 1/4 de col blanca en tiras finas. Rallar 2 zanahorias y mezclar con el repollo. Sazone con sal, pimienta, jugo de limón y aceite de oliva. Dejar en el frigorífico al menos 15 minutos antes de servir.

Jugo de piña con menta:

Pela y pica 1 piña en trozos pequeños. Triturar en una batidora con 1 litro de agua, azúcar al gusto y unas hojas de menta. Colar y servir frío o con hielo.

Estas son algunas sugerencias para acompañar las bolitas crujientes de patata y queso, pero puedes usar tu creatividad e idear otras combinaciones. Lo importante es disfrutar de esta deliciosa merienda y divertirte con tus invitados. ¡Buen provecho!


También te puede interesar:

Visitas: 7

Deja un comentario