Galletas de jengibre: un manjar crujiente para tu té de la tarde

¿Has probado alguna vez las galletas de jengibre? Son una gran opción para la merienda, especialmente en invierno, ya que tienen un sabor especiado y aromático que calienta el paladar. Además, son muy sencillos de hacer y puedes utilizar cortadores de galletas para darle formas divertidas a tus galletas. En este post te enseñaré a hacer galletas de jengibre caseras, con ingredientes que probablemente ya tengas en casa. ¿Vamos allá?

  • 2 1/4 tazas de harina para todo uso
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de clavo en polvo
  • 3/4 taza de mantequilla blanda
  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 1/4 taza de miel
  • 1 huevo

1-Precalienta el horno a 180°C y forra una bandeja de horno con papel de horno.

2-En un tazón mediano, mezcla la harina, el bicarbonato de sodio, la sal, el jengibre, la canela y los clavos. Reservar.

3-En otro bol, bata la mantequilla blanda y el azúcar moreno hasta que quede cremoso. Agrega la miel y el huevo, mezclando bien.

4-Agrega poco a poco los ingredientes secos a la mezcla húmeda hasta que se forme una masa homogénea.

5-Formar bolitas de masa y colocarlas en la bandeja del horno dejando espacio entre ellas.

6-Hornea por 10-12 minutos o hasta que las galletas estén doradas.

7-Déjalo enfriar en la bandeja para hornear durante unos minutos antes de transferirlo a una rejilla para que se enfríe por completo.

Ahora ya sabes cómo hacer unas galletas de jengibre fáciles y deliciosas. Puedes decorarlos con glaseado, chispas o chocolate derretido si quieres. Son perfectos para acompañar un café o té caliente. Espero que te haya gustado esta receta y que sea un éxito entre tus amigos y familiares. Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus contactos en las redes sociales y deja tu comentario más abajo. ¡Hasta la próxima!

Las galletas de jengibre son versátiles y combinan de maravilla con guarniciones, y el capuchino o el té caseros son excelentes sugerencias.

Capuchino casero

La clásica combinación con una bebida caliente realza el sabor de las galletas y el Capuchino Casero es una de ellas, ideal para calentar los días fríos o simplemente para disfrutar de un momento acogedor.

¡Prueba diferentes combinaciones para descubrir cuál te gusta más! ¡Buen provecho y hasta la próxima receta!


También te puede interesar:

Deja un comentario