Haremos el mejor Pastel de Belém del mundo

¿Has probado alguna vez un pastel de Belém? Si no, no sabes lo que te estás perdiendo. Este dulce típico portugués es uno de los postres más deliciosos y famosos del mundo. Y lo mejor de todo es que puedes hacerlo en casa, con ingredientes sencillos y fáciles de encontrar.

El Pastel de Belém es un hojaldre relleno de una crema a base de leche, huevos, azúcar y vainilla. Se hornea en moldes de metal hasta que esté dorado y crujiente por fuera y cremoso por dentro. Luego, simplemente espolvorea con azúcar y canela y disfruta.

¿Pero cómo hacer un pastel de Belém perfecto? Hay algunos secretos que garantizarán el éxito de tu receta. Mira a continuación el paso a paso y los consejos para preparar esta maravilla en casa.

Vayamos a los Ingredientes:

  • 1 paquete de hojaldre ya preparado (500 g)
  • 500 ml de leche
  • 250 gramos de azúcar
  • 50 g de harina de trigo
  • 6 yemas de huevo
  • 1 cáscara de limón
  • 1 rama de canela
  • Azúcar glass y canela para espolvorear

Ahora vayamos al método de preparación:

  1. Descongela el hojaldre según las instrucciones del paquete. Abrir la masa sobre una superficie enharinada y enrollarla como si fuera un rollo. Cortar en rodajas de aproximadamente 1 cm de grosor.
  2. Engrasa los moldes para tarta con mantequilla y coloca una porción de masa en cada uno. Presiona la masa con los dedos, forrando el fondo y los lados de los moldes. Reservar en el frigorífico.
  3. En una cacerola mezclar la leche, el azúcar, la harina, las yemas de huevo, la piel de limón y la ramita de canela. Cocine a fuego medio, revolviendo constantemente, hasta que espese. Retirar del fuego y desechar la piel de limón y la ramita de canela.
  4. Precalienta el horno a 250°C. Rellenar los moldes con la nata dejando un borde libre. Hornear durante unos 15 minutos o hasta que la masa esté dorada y la crema forme burbujas en la superficie.
  5. Retirar del horno y dejar enfriar un poco. Desmoldar las masas y espolvorear con azúcar y canela en polvo al gusto. Servir tibio o frío.

El Pastel de Belém es un dulce que agrada a todos los paladares. Es ideal para servir como postre, merienda o desayuno. Puedes preparar la masa con antelación y guardarla en el frigorífico o congelador, sin espolvorearla con azúcar y canela. A la hora de servir, simplemente calentar en el horno o microondas.

Si quieres variar el sabor, puedes sustituir la vainilla por otro sabor, como naranja, coco o chocolate. También puedes utilizar otros tipos de masa, como masa quebrada o masa filo.

Ahora que ya sabes cómo hacer el mejor pastel de Belém del mundo, no pierdas el tiempo y prueba esta increíble receta. ¡Te sorprenderá el resultado!

Despierta tus papilas gustativas y descubre nuevos sabores con nuestras sugerencias de recetas de postres. ¡Creemos que te gustará y lo compartirás con tus invitados!

Queijadinha: Delicioso y Tradicional Dulce Brasileño

Ensalada de Frutas: Ligereza y refresco para tu día

Pavé de Galleta Maisena: un postre delicado e irresistible


También te puede interesar:

Visitas: 3

Deja un comentario