Lasaña de Patata con Bechamel Cremosa

Hoy os vamos a enseñar a hacer una deliciosa lasaña de patatas con bechamel cremosa, que es una estupenda opción para una comida o cena familiar. Esta receta es fácil de hacer y utiliza ingredientes simples que combinan muy bien. Repasemos los pasos:

  • 1 kilo de patatas
  • 300 g de carne molida
  • 1 taza de salsa de tomate
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 3 cucharadas de maicena
  • Pimiento negro y rojo, sal y ajo en polvo al gusto

Para bechamel:

  • 300ml de leche
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Pimienta negra, sal y ajo en polvo al gusto.

Pelar y cortar las patatas en rodajas finas.

Saltee la carne molida, la cebolla picada y agregue las zanahorias ralladas. Sazone con sal, pimienta y ajo en polvo.

En una sartén prepara una salsa de tomate y mézclala con la carne.

En una fuente para horno, alterna capas de patatas y la mezcla de carne.

Para la Bechamel, derretir la mantequilla en un sartén, agregar la harina y luego la leche poco a poco, removiendo hasta que espese. Sazone con sal, pimienta y ajo en polvo.

Vierte la bechamel sobre la lasaña y espolvorea con queso rallado.

Hornea en el horno precalentado a 180°C durante 30-40 minutos o hasta que esté dorado.

Esta lasaña de patatas con cremosa bechamel está riquísima y seguro que será un acierto en tu mesa. Espero que te haya gustado esta receta y si puedes déjame saber en los comentarios cómo te fue y si te gustó ¡hasta la próxima!


Lasaña de patatas con cremosa bechamel es una delicia que se puede servir en cualquier ocasión. Pero para que la comida sea aún más completa y sabrosa, ¿qué tal preparar algunas guarniciones que combinen bien con este plato? Aquí hay algunas sugerencias:

  • Ensalada verde: una ensalada sencilla pero nutritiva que aporta frescor y ligereza al paladar. Puedes utilizar lechuga, rúcula, berros, tomate, pepino, zanahoria y lo que más te guste. Condimente con aceite, vinagre, sal y pimienta negra.
  • Pan de ajo: un clásico que no puede faltar en la mesa de los amantes de las lasaña. El pan de ajo es crujiente por fuera y suave por dentro, con un irresistible sabor a mantequilla, ajo y hierbas. Puedes comprarlo ya hecho o hacerlo en casa, horneando rebanadas de pan francés con una mezcla de mantequilla derretida, ajo picado, perejil y sal.
  • Ensalada de Chayote: Si quieres una guarnición más sana y sabrosa, prueba la Ensalada de Chayote, es una gran opción para una dieta más suave, combinando la sutileza del chayote con el crujido de los vegetales frescos.

Prueba esta receta y cuéntanos cómo te fue, ¡Buen provecho!


También te puede interesar:

Visitas: dos

Deja un comentario