Panes de Zanahoria: Opción saludable, rica y esponjosa

Los rollitos de zanahoria son una estupenda opción para un snack sano y sabroso. Son fáciles de hacer y requieren pocos ingredientes. Mira cómo preparar esta deliciosa delicia en casa.

  • 3 tazas de harina de trigo
  • 2 cucharadas de levadura orgánica seca
  • 1/4 taza de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 taza de aceite vegetal
  • 1 taza de agua tibia
  • 1 taza de zanahoria rallada
  • 1 huevo batido para pintar
  • En un bol grande, mezcla la harina, la levadura, el azúcar y la sal.
  • Hacer un hueco en el centro y agregar el aceite y el agua. Mezclar bien con una cuchara de madera hasta que se forme una masa homogénea.
  • Transfiera la masa a una superficie enharinada y amase durante unos 10 minutos, hasta que quede suave y elástica.
  • Coloca la masa en un bol engrasado y cúbrela con un paño. Deje reposar en un lugar cálido durante aproximadamente una hora o hasta que duplique su tamaño.
  • Divida la masa en 12 porciones iguales y forme una bola con cada una. Aplana ligeramente cada bola y coloca una cucharadita de zanahoria rallada en el centro. Cierra la masa sobre la zanahoria y vuelve a darle forma de bola.
  • Coloca los bollos en una bandeja para horno engrasada, dejando espacio entre ellos. Cubrir con un paño y dejar reposar otros 30 minutos.
  • Precalienta el horno a 180°C. Pincelar los bollos con el huevo batido y hornear durante unos 20 minutos, o hasta que estén dorados.
  • Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Servir los panecillos calientes o fríos, con mantequilla o mermelada.

Espero que te haya gustado esta receta de rollitos de zanahoria. Si lo haces cuéntame en los comentarios cómo te quedó. Y no olvides compartir esta publicación con tus amigos en las redes sociales. ¡Hasta la próxima!


Los bollos de zanahoria son una delicia que se puede servir en cualquier ocasión y puedes acompañarlos con algunas guarniciones para que la comida sea aún más completa y apetecible y aquí te dejamos algunas sugerencias para que pruebes:

Ensalada de hojas verdes con tomate, pepino y queso blanco. Esta ensalada es ligera, refrescante y combina bien con el sabor dulce de la zanahoria. Puedes condimentarlo con aceite, vinagre, sal y orégano.

Un paté de atún con mayonesa, cebolla y perejil. Este paté es rico en proteínas y fantástico para rellenar panecillos o comer sobre tostadas. Puedes hacer tu propio paté o comprarlo ya preparado en el supermercado.

Un zumo de naranja natural. Este jugo es fuente de vitamina C y ayuda a hidratar el cuerpo. Puedes exprimir las naranjas recién hechas o utilizar un zumo concentrado sin azúcar.

Espero que os gusten estas sugerencias y hasta la próxima receta!


También te puede interesar:

Visitas: 3

Deja un comentario