Pollo Empanizado: Receta fácil de preparar

El pollo empanizado es un plato clásico y querido en todo el mundo. La combinación de jugosos trozos de pollo y una corteza dorada y crujiente es simplemente irresistible. Hoy les comparto una receta básica de pollo empanizado que es fácil de preparar en casa y siempre es un acierto en la mesa. ¡Prepárate para una explosión de sabor y textura!

Ingredientes:

  • 500 g de pechuga de pollo cortada en trozos
  • 2 tazas de pan rallado
  • 1 taza de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 1/2 taza de leche
  • Sal y pimienta para probar
  • Condimentos opcionales (como pimentón, ajo en polvo, cebolla en polvo, etc.)
  • Aceite de cocina para freír

Instrucciones para preparar el Pollo Empanizado:

Preparación de la estación de empanizado

Para comenzar el proceso de empanizado, configure una estación con tres tazones separados. Primero, agrega la harina de trigo. Mezcla los huevos con la leche y sazona con sal, pimienta y otros condimentos de tu preferencia. Extiende el pan rallado. Estos pasos son esenciales para un empanizado adecuado.

Empanando los trozos de pollo

Pasa los trozos de pollo por la harina, asegurándote de que estén completamente cubiertos. Luego sumerge cada trozo de pollo en la mezcla de huevo, asegurándote de que todos los lados queden cubiertos. Finalmente, enrolle los trozos de pollo en el pan rallado, presionando ligeramente para asegurar que la corteza se adhiera bien al pollo.

Reposo y preparación para freír

Coloca los trozos de pollo empanizados en una bandeja para horno y déjalos reposar durante unos 10 minutos. Esto ayuda a reafirmar la capa de empanizado antes de freír.

En una sartén grande, calienta suficiente aceite para cubrir los trozos de pollo empanizados. Calentar el aceite a 180°C. Coloque con cuidado los trozos de pollo empanizados en el aceite caliente, uno a la vez, evitando que se amontonen. Cocine hasta que estén dorados y crujientes, aproximadamente de 5 a 7 minutos por lado, dependiendo del tamaño de los trozos.

Terminar y servir

Retira el pollo empanizado de la sartén y colócalo sobre una toalla de papel para escurrir el exceso de aceite. Sirve el pollo empanizado caliente, acompañado de la salsa de tu preferencia, como salsa de mostaza y miel, ketchup o salsa de ajo.

Este pollo empanizado es una opción versátil que gusta a personas de todas las edades. Es perfecto como aperitivo, merienda o plato principal. La textura crujiente del empanizado contrasta maravillosamente con la ternura del pollo, creando una experiencia gastronómica difícil de resistir. Personaliza los condimentos a tu gusto y disfruta de un plato casero que siempre es un acierto. ¡Buen provecho!


También te puede interesar:

Visitas: 5

Deja un comentario