Pudín: El Postre Clásico que Deleita los Paladares

El pudín es uno de los postres más queridos y clásicos en muchas cocinas del mundo. Con su textura suave, su sabor dulce y su irresistible salsa caramelizada, el pudín es una opción perfecta para terminar una comida con una nota alta. En este artículo compartiremos contigo una receta de pudín tradicional, junto con sus ingredientes, para que puedas preparar este delicioso postre en tu propia cocina.

Pudín:

  • 1 taza de azúcar granulada (para el almíbar)
  • 2 cucharadas de agua (para el almíbar)
  • 4 huevos
  • 1 lata de leche condensada
  • 2 latas de leche (usa la lata de leche condensada vacía para medir)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)

Preparación del almíbar:

  1. Empezamos preparando el almíbar caramelizado. En una cacerola pequeña, combine el azúcar granulada y el agua.
  2. Coloca la sartén a fuego medio y deja que el azúcar se derrita y se caramelice. Esto puede tomar unos pocos minutos. Evite revolver la mezcla, simplemente agite la sartén de vez en cuando para asegurarse de que el azúcar se derrita de manera uniforme.
  3. Cuando el caramelo tenga un color ámbar dorado, retira la sartén del fuego inmediatamente para evitar que se queme el caramelo. Viértelo rápidamente en un molde para budín, esparciendo el caramelo por todo el fondo y los lados del molde.

Del pudín:

Preparación de la mezcla

En una licuadora combina los huevos, la leche condensada, la leche y, si lo deseas, la esencia de vainilla. Batir hasta obtener una mezcla suave y homogénea.

Montaje y cocina

Vierte esta mezcla en el molde ya caramelizado cubriéndolo por completo. Luego cubre la sartén con papel de aluminio, haciendo un pequeño agujero en el centro para que suelte el vapor durante la cocción.

Tiempo de baño maría y horno

Precalienta el horno a 180°C. Coloque el molde para pudín en una fuente para hornear más grande y agregue agua caliente a la fuente para hornear, llenándola aproximadamente a la mitad de la altura del molde para pudín. Esta técnica crea un baño de agua que ayuda a una cocción uniforme.

Coloca en el horno precalentado y hornea por 1 hora aproximadamente o hasta que el pudín esté firme. Para comprobarlo, inserte un palillo en el centro; Si sale limpio es que está listo.

Retirar del horno y dejar enfriar completamente a temperatura ambiente. Después de enfriar, refrigere durante al menos 4 horas o, si es posible, durante la noche para obtener una consistencia aún más firme.

Desmoldar y servir

Para desmoldar, pasa un cuchillo por los bordes del pudín para despegarlo. Coloque un plato sobre la sartén y déle la vuelta con cuidado, permitiendo que el almíbar fluya sobre el pudín.

¡Disfrutar!

¡Sirve este irresistible pudín frío para disfrutar de una experiencia deliciosamente dulce!

El pudín es un postre clásico que siempre agrada a todos. Su textura cremosa y el contraste con el almíbar caramelizado lo convierten en una elección perfecta para terminar una comida especial o para cualquier ocasión en la que quieras endulzar tu vida. Haz esta receta y descubre por qué el pudín es tan querido en todo el mundo. ¡Buen provecho!


También te puede interesar:

Visitas: 1

Deja un comentario