Salsa Para Pasta Blanca: Cremosidad y Sabor

La salsa blanca, también conocida como salsa bechamel, es un clásico culinario que aporta una cremosidad irresistible a cualquier plato de pasta. Si quieres aprender a hacer esta deliciosa salsa en casa, aquí tienes los ingredientes e instrucciones para preparar una salsa blanca perfecta:

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • 2 tazas de leche
  • Sal y pimienta para probar
  • Nuez moscada rallada (opcional, para darle un toque aromático)

Instrucciones:

1 — En una sartén mediana, derrita la mantequilla a fuego medio. Asegúrate de no dejar que la mantequilla se queme.

2 — Una vez que la mantequilla esté completamente derretida y comience a burbujear ligeramente, agrega la harina de trigo. Revuelve constantemente para crear una mezcla homogénea.

3 — Continúe revolviendo la mezcla de mantequilla y harina durante unos 2-3 minutos, hasta que la harina esté ligeramente dorada. Esto ayuda a eliminar el sabor crudo de la harina.

4 — Vierta poco a poco la leche en la cacerola, revolviendo vigorosamente para evitar la formación de grumos. Continúe revolviendo hasta que la mezcla comience a espesarse.

5 — Agrega una pizca de sal y pimienta al gusto. Si lo deseas, ralla un poco de nuez moscada directamente en la sartén para darle un toque aromático a la salsa.

6 — Continúa cocinando la salsa blanca a fuego medio, revolviendo constantemente, hasta alcanzar la consistencia deseada. Esto suele tardar entre 5 y 7 minutos.

7 — Si la salsa empieza a hervir o te parece demasiado espesa, puedes reducir el fuego y agregar un poco más de leche hasta alcanzar la consistencia deseada.

8 — ¡La salsa blanca está lista para servir! Viértelo sobre tu pasta favorita, como espaguetis o fettuccine, y mezcla bien para cubrir todas las hebras.

9 — Si quieres una salsa aún más rica y sabrosa, puedes añadir al final queso parmesano rallado o queso gruyere. Revuelve hasta que el queso se derrita y la salsa se vuelva aún más cremosa.

    Esta salsa blanca es una base versátil que se puede personalizar con una variedad de ingredientes, como champiñones salteados, tocino crujiente o hierbas frescas, para crear deliciosas variaciones. Disfruta de la cremosidad y suave sabor de esta salsa clásica y haz que tus comidas de pasta se conviertan en verdaderas experiencias gastronómicas.


    También te puede interesar:

    Visitas: 14

Deja un comentario