Té de manzanilla: un relajante terapéutico

El té de manzanilla es conocido por sus propiedades relajantes y su sabor suave y reconfortante. Originaria de Europa y Asia, la manzanilla es una hierba que se ha utilizado a lo largo de la historia por sus cualidades terapéuticas. Este té es una elección perfecta para disfrutar en momentos de tranquilidad o para aliviar el estrés y el insomnio. Aquí te dejamos una receta sencilla para preparar una deliciosa taza de té de manzanilla.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de flores secas de manzanilla (o una bolsita de té de manzanilla)
  • 1 taza de agua hirviendo
  • Miel u otro edulcorante al gusto (opcional)
  • Rodaja de limón o rodajas de manzana para decorar (opcional)

Instrucciones:

1. Elige manzanilla: Empiece por elegir flores de manzanilla de alta calidad. Puede encontrar flores secas de manzanilla en tiendas naturistas o utilizar bolsitas de té de manzanilla de buena calidad.

2. Hervir agua: En una tetera, hierva el agua. Asegúrate de que el agua sea fresca y de buena calidad, ya que esto afectará el sabor del té.

3. Prepara el té: Coloca una cucharadita de flores de manzanilla en el fondo de una taza. Si está utilizando una bolsita de té, simplemente colóquela en la taza.

4. Vierta agua caliente: Vierta con cuidado el agua hirviendo sobre las flores de manzanilla o la bolsita de té. Asegúrese de cubrir completamente las flores, permitiendo que se liberen los aceites esenciales y los sabores.

5. Infusión: Cubre la taza con un platillo o plato pequeño para mantener el calor y deja que el té repose durante unos 5 minutos. Esto asegura que su té sea muy aromático y sabroso.

6. Endulzar al gusto: Si lo deseas, agrega miel u otro edulcorante de tu elección. La miel complementa maravillosamente el suave sabor de la manzanilla.

7. Adorne (opcional): Para una presentación encantadora, agregue una rodaja de limón o unas rodajas de manzana a la taza.

8. Apreciar: Ahora su té de manzanilla está listo para disfrutar. Saborea cada sorbo y disfruta de los beneficios relajantes de esta infusión.

El té de manzanilla es un maravilloso aliado para relajarse por la noche, antes de ir a dormir, o para calmar el ánimo en momentos de estrés. También es conocido por sus beneficios digestivos y antiinflamatorios. Además, su delicado sabor la convierte en una bebida agradable a cualquier hora del día.

Prueba esta receta de té de manzanilla y descubre cómo una taza de té puede ser un gesto reconfortante y terapéutico en tu rutina.

Acompañamientos sugeridos para el té de manzanilla:

El té de manzanilla es conocido por su sabor suave y sus propiedades calmantes, lo que lo convierte en una bebida versátil que puede acompañarse de una variedad de snacks y snacks. Aquí hay algunas sugerencias de guarniciones que combinan bien con el té de manzanilla:

  1. Galletas de avena: Las galletas de avena son una opción saludable que combina perfectamente con el té de manzanilla. Su sabor suave y su textura crujiente hacen una combinación deliciosa.
  2. Fruta fresca: Las manzanas, las peras, los melocotones y las fresas son buenas opciones para acompañar el té. Aportan un toque de frescura y dulzura a tu pausa para el té.
  3. Miel y Limón: Agregar un toque de miel o unas gotas de jugo de limón a su té de manzanilla puede realzar el sabor y brindar beneficios adicionales para la salud.
  4. Sándwiches de pepino: Los sándwiches de pepino, especialmente si se preparan con pan integral y queso crema, son refrescantes e ideales para acompañar el té de manzanilla.
  5. Yogur: Un yogur natural con un poco de miel puede ser una excelente opción para añadir una textura cremosa y un toque dulce a tu pausa para el té.
  6. Quesos ligeros: Quesos como el blanco, el requesón o el queso de cabra son suaves y combinan bien con el té de manzanilla. Añaden una dosis de proteína a tu comida.
  7. Tostada de aguacate: La tostada de pan integral con puré de aguacate y un toque de sal y pimienta es una opción sana y sabrosa.
  8. Mezcla de nueces: Las nueces, almendras y castañas son excelentes para aportar una textura crujiente y un toque nutritivo.
  9. Chocolates oscuros: Pequeñas cantidades de chocolate amargo pueden ser una opción indulgente, ya que el amargor del chocolate complementa el suave sabor del té.
  10. Jaleas y Mermeladas: Se puede untar una selección de mermeladas o conservas de frutas sobre galletas o tostadas para añadir un toque de dulzura a la pausa para el té.
  11. Mini sándwiches de ensalada de pollo: Los mini sándwiches con ensalada de pollo, preparados con trozos de pollo cocido, apio, mayonesa y condimentos, son sabrosos y saciantes.
  12. Mini Quiches: Las mini quiches con verduras o queso pueden ser una opción más sustanciosa para acompañar tu té de manzanilla.

Las opciones complementarias del té de manzanilla pueden variar según sus preferencias personales y necesidades nutricionales. Disfruta de tu taza de té de manzanilla con estas sugerencias y disfruta de un descanso relajante y sabroso.


También te puede interesar:

Visitas: 1

Deja un comentario